Saltar al contenido

El Ermitaño

EL ERMITAÑO TAROT

Todos necesitamos de la Soledad en algún momento, pues nos permite encontrarnos con nosotros mismos y analizar nuestro camino en la vida a través de la introspección y una reflexión interior.

La Carta del Ermitaño simboliza la madurez espiritual y siempre se relaciona con los sentimientos ocultos de las personas.

Esta Carta también es conocida como “El Erudito” y  en ciertas barajas del Tarot posee la figura de un extraño y encorvando anciano que se encuentra alumbrando con una especie de linterna o farol en un bosque oscuro.

A ésta figura se le conoce como el bisabuelo del mago y refleja la experiencia, conocimiento, sabiduría, meditación en solitario, silencio y un avance espiritual alejado del mundo.

En su posición invertida nos puede hablar situaciones muy negativas, como por ejemplo el fin de una etapa amorosa y apasionada. También nos puede dar señales de timidez excesiva, misantropía, inmadurez y engaño en nuestro entorno.

Debes saber además que este arcano es la figura con más antigüedad entre todas las demás cartas que posee el Tarot. Tiene asignado el número 9 en el Oráculo.

También es importante que conozcas el resto del Significado de las Cartas. Si deseas, también puedes conocer más del Tarot del Amor Gratis Online que te ofrecemos.

Significado del Ermitaño en el Tarot del Amor

L’Hermite determina que prestes atención al concepto de soledad en éstos momentos, sobretodo si es para hacer una pausa y reflexionar sobre tu relación amorosa. Probablemente el Ermitaño evitará, a través de sus predicciones, que des un paso en falso en la forma como tratar tu relación.

En el caso de que haya reaparecido una antigua relación del pasado no debes apresurarte a tomar una decisión, sino también tomarlo con calma y darte un tiempo para pensarlo a solas contigo mismo(a).

Debes abrir bien los ojos en caso de tener al Ermitaño en forma invertida, pues es un claro indicador de algo negativo en tu relación amorosa que probablemente aún no te has dado cuenta pero que ya está al acecho de tu presente.